El color que elegimos para nuestras cosas es algo que revela una parte de nuestra personalidad. Los tonos con los que generalmente vestimos, los que elegimos para la vajilla, el coche, los aparatos electrodomésticos y una serie de artículos más, son sólo algunos ejemplos de objetos a los que les imprimimos parte de nuestro estilo con tan sólo adquirirlos de un matiz específico y no de otro.

El hogar es uno de los sitios en donde aplica esto con mucha más fuerza por obvias razones, tales como la mayor amplitud de las superficies y la afectación de los colores de los muros sobre el resto de nuestras pertenencias y hasta en la percepción de nosotros mismos.

Así, no serán iguales las tonalidades de cada estancia de la casa, pues es preferible vernos al espejo bajo una luz cálida que una fría, tener colores vivos en la sala para que nos impregnen de energía durante el día y en la habitación es aconsejable dar un toque apacible para procurar un buen descanso.

No obst

Read more »