Tener una mascota es algo que llena de vida y alegría el hogar, aunque debes considerar que deberás tener algunos cuidados extras si quieres que tu casa siga viéndose impecable, tal cual como cuando no hay animales en casa.

Esto, sin embargo, no tiene por qué desmotivarte a tener un perro, pues con los hábitos adecuados no hay razones para que haya estropicios o veas la armonía de tu espacio quebrantada, sino que, al contrario, contarás con la compañía de un fiel amigo que hará tu ambiente aún más agradable gracias a su cariño y calidez.

Pensando en ello, aquí te damos tres sencillos consejos que puedes seguir para mantener tu sala limpia aun teniendo mascotas:

1. Educa a tu perro

Así como el resto de los integrantes de la familia, un perro ensucia también la casa, aunque con la diferencia de que sueltan más pelo y, obviamente, no tienen los hábitos de higiene que una persona. No obstante, si acostumbras a tu mascota a que se deje bañar con frecuencia –al menos una vez cada quince días—, y le enseñas a no andar mordisqueando cualquier cosa que vea y a pedir que lo saquen para hacer sus necesidades, verás que la convivencia entre ambos será mucho mejor.

Claro está que esto no es una tarea que se lleve a cabo de la noche a la mañana, pero con algo de paciencia y mano firme –sin necesidad de que maltrates al animal— verás que aprende muy pronto.

2. Evita que la suciedad se acumule

Procura barrer y trapear diariamente, pues si dejas que el pelo y la suciedad se acumule empezarás a notar cómo pronto tu casa adquiere ese clásico olor a perro que resulta tan difícil de disimular o eliminar.

Utiliza limpiadores y desinfectantes que no sean muy agresivos, ya que pueden dañar la salud de tu mascota e incluso la de tus hijos, si tienes niños pequeños.

3. Protege tus muebles

No se trata de que plastifiques tu sala o de que todas las patas de tus muebles estén cubiertas, sino de que hagas entender a tu perro en cuáles espacios puede estar y en cuáles no.

Si vas a dejar que se suba a los sillones, lo mejor es que estos sean de piel o vinipiel para que puedas limpiarlos fácilmente, aunque tampoco es necesario que cambies todo tu mobiliario o tus gustos sólo por esta razón.

En este caso, puedes utilizar cubre salas que vayan a juego con tu decoración, pues gracias a su variedad de diseños se acoplan a cualquier estilo sin que se vean fuera de lugar, además de que son fáciles de lavar cada que sea necesario.

En Elefantito contamos con un amplio catálogo de cubiertas para sillones en varios tamaños para que se ajusten a las dimensiones de tu sala a la perfección. Visita nuestra página de productos y elige los que más te gusten.