El cuarto de nuestros hijos es uno de los espacios de mayor relevancia para ellos desde que son bebés y hasta que dejan el nido para irse la universidad, pues a diferencia de nosotros los padres –dueños y señores de toda la casa, por decirlo así—, se trata de un lugar exclusivo, en donde ellos hacen sus reglas, mantienen su privacidad, desarrollan sus conocimientos y, en fin, en donde encuentran mayor libertad dentro del hogar.

Así, esta recámara resulta un verdadero santuario para nuestros pequeños y, por ello, es importante procurar acondicionarla de forma adecuada para que no sólo sea una guarida para juegos y travesuras, sino para que propiciemos un ambiente estimulante con el cual puedan aprender sin que siquiera se den cuenta de ello.

Pensando en esto, te compartimos tres útiles consejos que te ayudarán en la tarea de dar a tus niños la habitación perfecta:

  1. Escucha sus gustos

Aun cuando no estemos de acuerdo en algunas cosas –como caricaturas violentas, colores demasiado disparatados y no aptos para una alcoba u otras circunstancias—, sería un error no escuchar lo que quieren nuestros hijos y decorar según lo que nosotros mismos queremos para la casa. Por ello, lo mejor es mantener siempre una buena comunicación y llegar a acuerdos para adaptar su habitación conforme a su criterio, pues esto les enseñará a tomar decisiones y hará que cuiden mejor su propio espacio.

Quizás te interese leer: ¿CÓMO ELEGIR EL COLOR IDEAL PARA LA ALCOBA?

  1. Sé previsor

Proteger paredes a media altura con papel tapiz vinílico, colocar tapas de seguridad en los contactos de electricidad e instalar sistemas de bloqueo en las ventanas son sólo algunas recomendaciones para procurar un entorno seguro para que los niños exploren su propio cuarto sin ningún riesgo de lastimarse o de ensuciar la pintura de los muros.

  1. Promueve el orden

Por más que lo intentes, es muy probable que en la recámara de tu niño exista cierto desorden permanente. Esto, sin embargo, puedes mitigarlo un poco inculcando a tu hijo las ventajas de estar en un ambiente despejado, además de proveer la habitación de suficientes estantes a su alcance, baúles y otros muebles de acuerdo con su tamaño en los que pueda guardar sus cosas, desde la ropa hasta sus juguetes.

Ahora que ya sabes esto, sólo te falta elegir la ropa de cama que cobijará a tu pequeño mientras duerme y que protegerá su lecho. No olvides poner un cubre colchón impermeable si tu hijo aún moja las cobijas y contar con un par de juegos de sábanas y colchas para que estés siempre prevenido(a).

En Elefantito contamos con un amplio catálogo de prendas para cama y cortinas ideales para la decoración del cuarto de tus niños y para todo el hogar. Conócenos y pide tus artículos favoritos; nosotros los llevamos hasta la puerta de tu casa.