Decorar la habitación de las princesitas del hogar es una tarea fácil y divertida siempre y cuando apelemos al buen gusto y no caigamos en clichés respecto a lo que debe y no tener el cuarto de una niña, pues actualmente existe un gran número de posibilidades más allá de los tonos rosáceos, las muñecas y los peluches.

Con esto no queremos decir que los tonos suaves y pasteles estén prohibidos, sino que es importante tomar en cuenta la opinión de tu propia nena que, a final de cuentas, será quien pase más tiempo dentro de la alcoba.

Así, mamá, papá e hija podrán contribuir para lograr una recámara de ensueño siguiendo estos tres sencillos consejos que tenemos para ti en esta ocasión.

1. Considera la edad de tu hija

Como es evidente, no es lo mismo decorar cuartos de adolescentes que los de una bebé o una niña que va en el kínder, pues en el primer caso la elección del estilo correrá casi por completo por parte de tu hija, mientras que en el último tendrás que darle una ayudadita, aunque sin olvidar incluir algunos elementos que sean de su agrado.

Para los menores en general, una paleta de color suave suele ser una mejor elección que colores muy intensos, aún cuando sean los favoritos de los pequeños, por lo que es más conveniente que los tonos predominantes y las combinaciones sean elegidas por ti. Sin embargo, desde muy chicos, los niños y las niñas muestran sus predilecciones y, si les ponemos atención, sabemos qué personajes les gustan, cuáles animales, seres míticos e incluso ciudades, por lo que guiándote de ello podrás añadir varios detalles con los que se sientan a gusto en su alcoba.

2. Compra muebles y accesorios a su medida

De la misma forma en que es molesto para ti tener que tomar un banquito para sacar las cosas del estante más alto del closet, lo es para los pequeños querer tomar algo que no alcanzan, salvo que es más peligroso para ellos –y para nada recomendable— subirse a una silla o un banco para agarrar sus propios juguetes.

Por esta razón, es bueno que el mobiliario sea conforme a las proporciones de tu nena, pues además de que se sentirá más a gusto en su habitación, notarás cómo puedes maximizar el espacio, sobre todo si la estancia es pequeña.

Un librero bajo, un escritorio infantil y una cama para niños son una excelente opción, además de que puedes considerar incluso tener una cama de rueditas debajo de la principal, ya que es común que al empezar a relacionarse con sus amiguitas de la escuela te pida pronto dejarla hacer una pijamada.

3. Elijan juntos un estilo

Es mejor que se pongan de acuerdo con tu hija en elegir un tema específico para decorar, que llenar el cuarto de elementos inconexos que al final lo harán lucir demasiado abigarrado.

Estilo romántico, de cuento de hadas, clásico y hasta minimalista pueden personalizarse con detalles a la medida de los gustos de tu hija, esto con elementos ornamentales como cojines, posters, cuadros, lámparas, vinilos para las paredes, cortinas y demás accesorios.

Ahora que ya sabes cómo empezar a decorar la recámara de tu princesa, no te olvides de su ropa de cama. En Elefantito contamos con una gran variedad de modelos infantiles que a ti y a ella les encantarán. Conócenos y elijan juntos sus sábanas, colchas y edredones favoritos.